REFLEXIONES SIMPOSIO DE ACREDITACIÓN DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN AMÉRICA LATINA

Es pertinente contextualizar la acreditación en América Latina liderado por COMCE Y CONACI el 29 de abril de 2016, y reflexionar en cuál es la esencia de este proceso en las instituciones de educación superior. En este sentido, es importante conceptualizar la acreditación y sus procesos para las Instituciones de Educación Superior, acreditarnos en el marco de un programa académico o una institución debe respondernos primero a preguntas de contexto como:

  • ¿Quiénes somos?, ¿Cuál es nuestra propuesta educativa?, ¿Nuestros programas académicos y posgrados son pertinentes?, ¿Cuál es nuestra área de influencia?, ¿Quiénes son nuestros estudiantes? ¿Cuál es el perfil de nuestros docentes?.

En relación a la Institución de educación superior es pertinente determinar si ésta puede ser dedicada principalmente a la docencia, la profesionalización, a profundos procesos de investigación científica, o por el contrario a escenarios de investigación aplicada a las problemáticas sociales y empresariales que aportan a los procesos de desarrollo integral.

Es importante resaltar que un proceso de acreditación deben complementarse con una estrategia rigurosa de recolección de información, en donde se evidencie el impacto del programa académico o posgrado en su área de influencia o en el país y se trascienda a ejercicios de interacción internacional; las agencias acreditadoras de programas nacionales e internacionales toman especial relevancia en este proceso, toda vez que, tienen la capacidad de acompañar, sugerir y dar fe de procesos exitosos; en este sentido, CONACI en su espíritu de acompañar “a buen puerto” a las instituciones de educación superior con programas afines a las áreas de las ciencias económicas y en especial a las relacionadas con el comercio internacional, da confianza y genera credibilidad por la seriedad de sus procesos.

Entrando en materia y en relación a las reflexiones del Simposio, expongo algunas preguntas y respuestas fruto de la reflexión:

¿Cuáles han sido los logros de la acreditación para la mejora de la calidad de la educación superior en América Latina y/o Colombia?

En el contexto de América Latina es importante resaltar en un primer momento la fortaleza de la autoevaluación y autorregulación como eje de la actividad de las IES, si no hay acreditación no hay dirección, es un esfuerzo continuo y exigente, escenarios como:

  • Movilidad de pares evaluadores de diferentes países en donde se comparten experiencias.
  • Desde lo “Cultural”, cuando una IES, asume con determinación los procesos de acreditación debe estar dispuesta al cambio cultural y ajustes en las dinámicas de acción y operación, esto es inherente y está implícito; guardando cuidado de no perder su identidad, su esencia y su filosofía.
  • En el sentido de lo superior, de lo más alto, el que está en un proceso de acreditación lo siente, lo ve, lo escucha, lo lee y cuando se hace bien hecho sin duda alguna que trasforma.

En el contexto de Colombia, LA ACREDITACIÓN SOCIAL, retoma la esencia de la educación y principalmente la educación superior con la responsabilidad de “transformar vidas” y “transformar la sociedad”; en acreditación no es suficiente hablar de pertinencia de los programas de educación superior, se debe trascender al impacto; el cual se evidencia traducido en desempeños exitosos y resultados eficaces; en tal sentido, el Ministerio de Educación Nacional, lidera mejoramientos para operacionalizar lo que se pretende a partir de la calidad y la acreditación así:

  • Consejo Nacional de Acreditación de Colombia – CNA ajustó y emitió los nuevos requisitos para la acreditación de alta calidad en Colombia, los cuales sin perder rigurosidad trascienden a un escenario de “inclusión académica universitaria”, se da especial atención al entorno de la institución y los tipos de universidades según sus contextos, áreas de influencia y sus impactos verificables; se reconocen las instituciones investigativas, las instituciones profesionalizantes (docencia), al igual que los que hacen rigurosa investigación; todas en su esencia, son de importancia para el desarrollo del país y cada una en su contexto impacta en diferentes formas y a diversos públicos, la idea es que las instituciones se perfilen, se focalicen, dado que no se puede ser bueno para todo, lo que garantiza interrelaciones con su área de impacto, contextualizando las comunidades, agremiaciones, empresas y la “gente de a pie”.
  • Como construcción colectiva de país, se han declarado políticas de operación nacionales, entre las cuales se emite el documento Consejo Nacional de Educación Superior -CESU en donde se dictan directrices en “educación inclusiva, calidad y pertinencia, investigación, regionalización, educación terciaria, bienestar, otras modalidades educativas e internacionalización”que direccionan la educación superior en Colombia.
  • La invitación a las instituciones a fortalecer estrategias de retención estudiantil, no solo contextualizarlo como un fenómeno académico, por el contrario trascenderlo a un escenario de bienestar estudiantil, donde se complementan acompañamientos en lo económicos, psicológico, espiritual y familiar.
  • La interacción con los sistemas de información del MEN en Colombia; Saber pro (pruebas de estado), SNIES (sistema de información de las licenciaturas y posgrados aprobados en el país), SPADIES (Sistema de información para la deserción estudiantil en el país), Observatorio laboral (sistema de información ocupacional de egresados de las instituciones), ICETEX ( Apoyo económico para estudiantes de pregrado y posgrado) y el Departamento de Ciencia y Tecnología COLCIENCIAS, invita a las Universidades a desarrollar estudios de prospectiva y de viabilidad para su oferta educativa y en perfilarse en ese sentido.
  • Educación para la paz yposconflicto. “vector de paz en Colombia”
  • Ley de inspección y vigilancia.

¿Cuáles son las áreas de oportunidad de la acreditación para la mejora de la calidad de la educación en América Latina y/o Colombia?

  • Un elemento de importancia es que el proceso de enseñanza aprendizaje va a girar en torno al auto aprendizaje y las TIC; nuestros campus universitarios nunca serán suficientes y en el contexto de la “globalización” las instituciones de educación superior están en una aldea global de educación; sin embargo,se debe tener especial atención con las pedagogías y didácticas de la formación en TIC, no es simplemente trasladar lo existente en la formación presencial y en situ, no es solo una plataforma educativa con diversos recursos digitales; es identificar y determinar modelos pedagógicos que desplieguen las estrategias de enseñanza aprendizaje y desarrollen las competencias tanto para el docente, como para el estudiante como un gestor de su aprendizaje, un cambio cultural difícil de dinamizar dado los modelos educativos en los cuales hemos sido formados.
  • Como otra área de oportunidad se encuentra el desarrollo de competencias específicas y la formación en prácticas in situ en los diferentes entornos económicos, optando también por el escenario de aprendizaje virtual en cursos cortos y certificaciones en competencias empresariales.

¿Qué recomendaciones se han propuesto para consolidar los logros y dar solución a las áreas de oportunidad de la acreditación en América Latina y/o Colombia?

  • Internacionalizar los procesos y actividades de acreditación, trascender de los escenarios domésticos a escenarios regionales (América Latina, Centro América, América del Norte y Europa) para el reconocimiento de competencias en diferentes áreas del saber en el marco de Acreditaciones Internacionales, e igualmente, potenciar las relaciones con la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior – RIACES, Alianza del Pacífico, entre muchas otras.

¿Cuáles son los retos en américa latina para la acreditación en el siglo XXI en un entorno caracterizado por la internacionalización de la educación y un vertiginoso avance tecnológico?

Los retos son muchos, sin embargo, los más fuertes son:

  • Evaluar y medir logros reales del aprendizaje y del impacto institucional en el contexto.
  • Articular aún más los procesos académicos, las empresas, entornos económicos y comunidades para mayor pertinencia.
  • Formación integral, formación humanística, la ética, los valores, el respeto por el otro, la capacidad de adaptación de los profesionales recién egresados a los “rituales y lenguajes” organizacionales, la visión corporativa antes que la personal, estas competencias dan sustento y capacidad intelectual instalada para poder afrontar las cambiantes capacidades técnicas que nos imponen los negocios, dado que las competencias básicas perduran y estas deben ser complementadas con una sensibilidad para la conservación y protección del medio ambiente en todas las disciplinas.
  • Acceso a la educación de calidad “Pareciere que acreditarse es entrar en una Elite de costosas e inalcanzables instituciones para las comunidades”, lo que genera escenarios para unos pocos; debemos ser creativos, flexibles, integradores con los sectores económicos y así generar condiciones de acceso para todos.
  • Se debe tener especial cuidado de no enfocar la acreditación solo en la estandarización y de esta manera homogenizar las instituciones o programas académicos que hagan perder la esencia de las instituciones de educación superior; al igual que, los factores diferenciadores de los programas académicos de pregrado y posgrado.

REFERENCIAS

Chaparro, F. (2013). Tipos de Universidades. Bogotá.

Consejo Nacional de Acreditación-CNA-, C. N. (2013). Lineamientos de acreditación para programas de pregrado. Bogotá, Colombia: SECAB- PUBLICACIONES.

Asociación Colombiana de Universidades, A. C. (2015). El Pensamiento Universitario No.26. Bogotá: Editorial Kimpres S.A.S.

Consejo Nacional de Educación Superior, CESU. Acuerdo por lo Superior 2034. Agosto 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.